27 de noviembre de 2022

meditaciones de Santi Cianferoni

📖 MEDITACIÓN DEL EVANGELIO Mt 23, 23-26.

“…y descuidan lo esencial de la Ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad! Hay que practicar esto, sin descuidar aquello.”

Esta semana Jesús comienza preocupándose por los que solo aparentan el bien pero no lo viven. Hay muchos males que se cometen con intención de dañar, pero hay otros que ocurren por descuidos. Que importante es saber vivir atentos. Jesús nos decía en el evangelio (Lucas 20,6; Mateo 5,17,y otros más) : “tengan cuidado”.
Forma parte de la fe, el saber custodiarla.
▪︎ Custodiar a tus ojos para que no vean o lean lo que los llevará al pecado.
▪︎ Custodiar los oídos, para no escuchar y dejarse influenciar el mal. Hoy en día la mala música influencia mucho a los jóvenes y niños.
Hay que custodiar la fe, cumplir ciertos preceptos sin descuidar los esenciales según Jesús: La Justicia, la Misericordia y la fidelidad.
Cuantos males hay en nuestras vidas por haber descuidado éstas.
● No debemos descuidar la justicia, si somos justos no le causaremos mal a nadie, porque la justicia nos hace comprender qué cosas darle a cada persona y que cosas o acciones no debemos darle para cuidar su salud, su paz, su bien. La justicia es una virtud que podemos pedir a Dios, nos hace entender con precisión lo que debemos dar al prójimo por ser digno de todo bien al ser hijos de Dios. La justicia nos hace entender que somos personas dignas de todo bien, y jamás nos hará ver al prójimo como un objeto descartable o destructible. La justicia nos hace corregir con amor al equivocado, y jamás nos envía a juzgar ni condenar a los demás, ya que eso es tarea solo de los jueces revestidos de tal función. La justicia es nombrada en el evangelio de hoy en primer lugar debido a que nos permite poner orden en nuestra vida, y en la vida de los demás. Si hay orden, todo estará en paz. La justicia jamas permitirá que alguien padezca un mal, porque entiende que los humanos somos dignos de todo lo bueno, porque somos imagen y semejanza de un Dios bueno. La justicia tiene que ser más estudiada por todos, así comprenderemos muchas cosas. ¿Cuál es el obstáculo para comprenderla? El mal en el corazón. El mal sembrado en el corazón produce ceguera impidiendo observar la justicia. Lo dice la palabra de Dios: “Los hombres malos no entienden de justicia” (Proverbios).
● En cambio, la misericordia es el atributo más grande de Dios, nos hace tener un corazón compasivo y perdonar, incluso a quién se merece una pena justa. La misericordia nos impulsa a dar el primer paso para buscar la reconciliación con esa persona con la que estamos en discordia. Es una fuerza que viene de lo alto y nos impulsa a dar auxilio y ayuda oportuna a quien esta sufriendo o padeciendo un mal. La misericordia es Divina, pero puede ser humana solo si la pedimos (más en las personas de esta generación). Además es un mandato : “sean misericordiosos, como su Padre es misericordioso.”(Lucas 6, 27-36)
● Y finalmente Jesús nos invita a no descuidar la fidelidad. Fidelidad implica ser firmes a lo que nos hemos aferrado. En este caso firmes en la fe, que implica ser firmes en el amor a Dios, firmes a nuestra familia, firmes en el amor al trabajo, firmes en el amor a los estudios, firmes a la vocación a la que estamos llamados. Fidelidad implica mantenerse firmes e “inamovibles”, que nada nos quite de lo que nos hemos aferrados. El ejemplo de infidelidad son esas personas que cualquier viento las cambia de su lugar, esas personas que cualquier viento nuevo o moda las separa de algo a lo que estaban aferrados. Ejemplo son esos católicos que son catequistas o servidores pero van al congreso de la nación a pedir aborto legal o cualquiera de los desatinos de las ideologías actuales, es una infidelidad muy clara y cuesta entender cómo no se dan cuenta. La única respuesta es un descuido. Un solo descuido con el mal y este puede ingresar y dejarte ciego. Las personas que son fieles son inamovibles de la fe que han recibido. Nada los separa de Dios. Ni siquiera los engaños actuales del maligno que ha hecho caer a muchos.
Vamos que podemos evitar las injusticias , las faltas de amor, las infidelidades que dañan familias, pueblos y naciones enteras.
🤔Podemos hacer este examen de conciencia ya mismo: ¿En qué estoy siendo injusto ? ¿Con quiénes he sido injusto últimamente? ¿Me animo a pedir perdón? ¿ puedo perdonar a quién me ha ofendido? ¿ me ocupo de estudiar la justicia? Para amar hay que conocer el amor. El amor implica también una preparación y conocimientos necesarios para amar de verdad y evitar injusticias, descuidos y desatinos.
Les dejo un abrazo enorme, hay muchísimo por aprender de Dios y es hermoso hacerlo juntos en comunidad , sigamos promoviendo la meditación del Evangelio y compartiéndolo con todos. Llevemos a Jesús hacia todos mediante la evangelización (enseñar el evangelio y meditarlo).
“Dile al Señor: mi Roca, mi Refugio, mi Dios, en quien yo pongo mi confianza.”
SantiVilllabaSianferoni