6 de octubre de 2022

orgullo de un Santo Papa polaco y vergüenza de muchos argentinos