Homilía-Monseñor Han Lim Moon

3er Domingo de Cuaresma-Ciclo B-7/3/2021 (San Juan 2,13-25) 

¡La “ira” de Jesús…! ¿Puedes aceptarla? ¡Una misión inesperada para ti!

Además, por el bautismo, Jesús nos incorporó como parte de su templo siendo piedras vivas por el Espíritu Santo (cf.1 Pedro 2, 4). Por eso, cada uno de nosotros, personalmente y como comunidad, somos templo (cf. 1 Corintios 3,17; 6,15; 2 Corintios 6,16; Efesios 2,20) donde encontramos a Dios para entrar en comunión con Él.    

————————-

Ahora, nos preguntamos: ¿soy verdadero templo de Dios donde Él habita y los demás pueden encontrarlo? Como comunidad, ¿somos templo de Dios donde todos pueden encontrarlo?

Ahora, ¿sabes que sucedería si somos indiferentes ante nuestra identidad de ser templo de Dios o estamos “contaminados” por  el pecado o la idolatría de dinero, tecnología, placer y egocentrismo? Jesús arderá de celo por la “casa de su Padre” expulsando de nosotros con un látigo toda clase de idolatría para purificarnos, diciéndonos: “no conviertan la casa de mi Padre en mercado”.

Querido amigo, querida amiga, que todos encuentren en ti y en nosotros a Dios Padre para elevar el culto de adoración y recibir de Él toda clase de bendición.

Para eso, Jesús se hizo templo y nos hizo parte de su templo. Y tú eres el templo sagrado, el lugar de encuentro con Dios para ti y para los demás. ¡Qué hermosa dignidad y misión para ti! Amén.

¿Quieres ver ver el video de la homilía? 

 

Por

RADIOSAG es una radio emisora online, católica, laica, NO COMERCIAL, comunitaria y de servicio, que emite su señal AL AIRE las 24 hs del día, todos los días del año. Su programación consiste en la emisión de programas de su propia producción y realización, y de la retransmisión (en vivo/en diferido) de programas de diversas emisoras, sitios web y sitios de redes sociales a las que se les ha solicitado previamente AUTORIZACIÓN para tomar sus emisiones y/ó señal, y/ó se mantiene con ellas CONVENIO de mutua cooperación en cuanto a compartir contenidos. No existe ningún fin, ánimo ni propósito de lucro. No se perciben ganancias. Es una iniciativa gratuita y donativa, con un propósito evangelizador, de inspiración humanista cristiana.