Este 30 de mayo se cumplen 590 años de la muerte de Juana de Arco tras ser condenada como hereje por una asamblea que actuaba en nombre de la Inquisición francesa, siendo quemada en la hoguera a la edad de 19 años en Rouen, el 30 de mayo de 1431, y canonizada casi 500 años después.

Nacida en Domremy, Champagne, probablemente el 6 de enero de 1412. El pueblo de Domremy estaba situado sobre los confines del territorio que reconocía el dominio del Duque de Burgundy, pero en el prolongado conflicto entre los Armagnacs (el partido de Carlos VII, Rey de Francia), por un lado, y los Burgundios aliados con los ingleses, por el otro, Domremy siempre se mantuvo leal a Carlos.  + LEER nota completa en TRADICIÓN VIVA

Por